Volver al BLOG

 PORTADA

 SECRETARIA

 SOCIOS

 AUDITORIUM

 Coros y concier.

 Coment. music

 PARTITURAS

 Arch. Histórico

 CRONICAS

 CARTAS

 La Cocina

 Actualidad

 PRIVADO

 CONTACTO

 Enviar comentario

 AYUDA

Cartas para compartir  pág 1 | 2 | 3 |4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |  
Elisa Álavarez  (8/03/2010)

He visitado la página de la Schola y el Blog; me parecen muy interesantes y os animo a seguir en la brecha: la tarea supongo que no es fácil y en algunos momentos será ingrata, pero vale la pena que os conozcan y reconozcan. La Schola fue una revolución musical de altísima categoría artística y esto no se puede obviar ni olvidar. Ánimo pues y a continuar caminando por esta senda que tan brillantemente iniciásteis en los años juveniles.
Quisiera hacer una consulta a los antiguos alumnos de la Schola:
Estoy escribiendo un artículo sobre Miguel Bernal Jiménez, compositor, organista, director de coro y orquesta, investigador y docente mejicano que hizo un viaje por España y visitó el Seminario de Comillas en 1948. Me gustaría saber si algún antiguo alumno de la Schola tiene datos o incluso algún documento, carta, libro........ cualquier tipo de información sobre él; sé que organizó un canje interbibliotecario entre la Schola Cantorum y la Escuela de Morelia (Méjico): cincuenta ejemplares de La disciplina coral por una selección de música coral del archivo de Comillas. Os agradezco cualquier dato, documento o pista que me ayude a esclarecer más aspectos de la Schola y su importante aportación a la historia de la música sacra.
Gracias por vuestro interés
Elisa Álvarez

 

Responde Carlos Muñoz Álvarez (11/03/2010)

Menos mal que hay alguien que nos obliga a encontrarnos de vez en cuando. Y qué gusto. Porque no dejo de acordarme de tí. Antesdeayer hablaba con Goico de una grabación que quería enviarte, y , pensando en ti, le envié un comentario a su propuesta que seguro que te ha llegado ya.

Me encanta que figures ya entre los "fondos de consulta" sobre la Schola. Quiero darte una pista incial como respuesta a la investigadora sobre el música Miguel Bernal. En la pág. 193, del libro "EL ECO..." figura que el P. Prieto montó un ensayo para la Semana Santa en honor de Miguel Bernal el 11 de marzo de 1948. No sé, porque no lo tengo a mano, si en el Diario de la Schola da algún detalle más sobre este músico. Me comprometo a investigarlo y darte información. Y, si encuantro algún otro detalle, te lo remitiré. La semana que viene. (Supongo que esta investigadora tendrá o habrá manejado "El ECO..." y lo citará en su trabajo. Tal vez las obras del archivo de la Schola, aque ella hace referencia, estén citadas en el correspondiente Apéndice. De todas maneras, invítala a que lo haga, para que esta publicación nuestra vaya entrando en los círculos de investigación musicológica.)

Un abrazo. Ya sabes cómo "t'estim".

Carlos

 

Francisco Agudo Porto (06/03/2010)

Muy Sres. míos: Me gustaría saber si disponen de alguna fotografía de los interiores y exteriores del edificio de la Universidad Pontificia de Comillas (Cantabria). Soy un apasionado de su historia, su belleza, etc... Por otro lado, también me gustaría hacerles saber que si necesitan cualquier tipo de ayuda o colaboración, pueden contar conmigo. Sin otro particular y rogándoles disculpen las molestias, aprovecho la ocasión para enviarles un cordial saludo, Francisco Agudo Oporto.

 

Querido amigo, si te das un paseo por nuestro Blog y la Web asociada, encontrarás fotos de la Universidad Pontificia de Comillas. En concreto, en el vínculo siguiente: http://scholacantorumcomillas.blogspot.com/2009/11/la-casona-hoy.html tienes algunas recientes que corresponden a la parte restaurada ya. De todo modos, le pediré a nuestro amigo Enrique Campuzano, miembro de la comisión de restauración que nos envié más fotosgrafías, especialmente de las fachadas del edificio y de la ilglesia para disfrute de todos.

Gracias por tu oferta de colaboración. Por el momento tus visita y tus ánimos nos sirven de apoyo.

Alejandro.

 

Andrés Oyola Fabián (24/03/2010)

Amigos, buscando la partitura de la Misa de la Juventud de Halffter, que se editó manuscrita en Comillas, he topado con tres cuadernos de obras del P. Prieto, que tenía totalmente perdidas de vista. En efecto, en los fondos del coro parroquial de mi pueblo, que dirigí hasta convertirlo en coral mixta, aparte de la partitura citada, he localizado tres cuadernillos, dos manuscritos y un tercero impreso en Bilbao, todos ellos de 1967, con la música coral de Semana Santa que Prieto fue componiendo según las normas del Vaticano II. Los textos están ya en castellano. Como todo lo de Prieto (acabo de montar  "In Monte Oliveti" que estrenaremos, D. m., el próximo 9 de abril en la catedral de Badajoz en el homenaje al actual obispo por sus 25 años de episcopado), la polifonía puesta en juego es extraordinaria. Toda ella la cantamos los dos años que yo pertenecí a la Schola.
Ver partituras citadas >>
Saludos cordiales. Andrés Oyola

 

Victor Guarnido (9 /08/2010)

Queridos amigos: Soy Victor Guarnido, profesor de música de secundaria en Granada, Musicólogo y Asesor Musical de la Agrupación Coral Ciudad de Granada. Os escribo desde éste último cargo para pediros ayuda: Andamos preparando el próximo repertorio navideño. Estamos intentando encontrar villancicos de Nemesio Otaño y de Tomás de Manzárraga pero no hemos encontrado nada. Ojeando vuestra página nos hemos percatado de que Otaño es bastante usual en vuestros repertorios y hay gente que incluso menciona la existencia de los villancicos y la interpretación de los mismos, de los que internet y las tiendas especializadas parecen no saber nada o simplemente los nombres. ¿Alguien puede asesorarnos, decidnos donde encontrar estas obras, facilitarnos enlaces o directamente los villancicos de Otaño? Muchas gracias de antemano. atentamente, Víctor Guarnido.


 

JoséMa Ruiz Marcos (11/09/2010)

Desenterrados por Prieto:

LOS “LAUDES HINCMARI” en mi tiempo (1938-1947)

En los recortes del ABC que con gran interés leo estos días en nuestro blog, se nombra con frecuencia al Nuncio papal que nos visitó  en mis primeros años de Comillas. Nadie cuenta, porque es incontable, lo que sucedió en su  primera visita al Seminario.

Era ya nuestra Schola recurso inigualable para organizar veladas, improvisar saludos y rendir pleitesía a nuncios, cardenales y obispos, lo mismo que a altos jerarcas del “Glorioso Movimiento Nacional” que, “peñas arriba”,  se perdían a veces por Comillas. Se les solía recibir en tales ocasiones con los Laudes Hincmari, recitativos en riguroso latín, con  textos fijos y con otros que aludían en concreto a los visitantes. Comenzaban los Laudes con el pregón “Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat”, más propio del triunfalismo romano que de las tribulaciones del Crucificado. Seguíanles las dos primeras alusiones, obligatorias y siempre laudatorias, una al pontífice reinante y otra a Franco: “Francisco, catholico Hispaniarum duci, vita et salus perpetua!” (¡vida y salud perpetua a Francisco, el guía católico de España!) y luego las alabanzas y votos de larga vida para los visitantes. La originalidad de Prieto había sido desenterrar con  muy buen acuerdo  textos y melodías atribuidos desde el siglo IX al Arzobispo de Reims, Hinkmar, (800-882).

A los latinistas, que improvisaban de urgencia, les faltaba a las veces tiempo y sosiego para enhebrar en el mensaje musical de los Laudes Hincmari la vida y milagros del ilustre visitante. Además, ni los niños solistas penetraban aún en las finuras de la lengua latina o en las trastiendas  de la convivencia humana, ni a Prieto le interesaban excesivamente los dos temas. Ello explica el que, recién iniciados los años cuarenta, se saludara en el Paraninfo al Nuncio de Su Santidad, Gaetano Cicognani, con, el siguiente texto en rimbombantes superlativos latinos y en el exquisito recitativo  del arzobispo Hinkmar: “Excellentissimum ac reverendissimum Caietanum, romani pontificis vicem gerentem, eumque coram nobis sua praesentia eximie atque uberrime repraesentantem, salutamus!”

El noventa por ciento de los asistentes comprendía perfectamente el latín. Éramos testigos, además, del rabioso contraste entre el representado y el representante. Entre la tenue y espigada silueta del Papa Pacelli y el corpachón de oso polar con capisayos del Nuncio Cicognani. Por eso nos resultó dificilísimo contener la carcajada: “Saludamos” —acababan de cantarle al obeso Nuncio papal los inocentes solistas— “al excelentísimo y reverendísimo Gaetano, que hace las veces del Romano Pontífice y con su sola presencia lo representa ante nosotros con abundancia y esplendidez!”

José Manuel Ruiz Marcos

 

Apuntes para la Historia: ISOLINO CACHAFEIRO  (24/09/2010)

 

 Otra  vez hay que agradecerle a Ramón Cubillas que nos ofrezca su paciente colección de prensa del 1942. El pupurri del periódico, en lengua que hoy se me antoja extraña, al margen de citas, de nombres gloriosos y  de efemérides épicas, le dan al conjunto, tras apenas medio siglo, el sabor y el olor de raros incunables. Quiso la coyuntura que ese mismísimo 1942, tercero o cuarto de la Victoria, perdí la cuenta, celebrara nuestra Ponti sus cincuenta “julios”. (los llamo así para ponerme a tono con el incunable ABC).

 Lo que sigue aquí no lo captó el cronista de fastos del memorial hispano. Nos lo contó Isolino Cachafeiro desde el púlpito del comedor de los mayores, artefacto usual para desde allí leernos cosas selectas durante el yantar. Oyentes fueron sus cosacerdotes y  los seminaristillas que nos quedamos sin vacaciones de verano en 1942, para faenar los festejos del Cincuentenario.

 ¡Isolino Cachafeiro!. Un comillés de Pontevedra menudito, moreno  y regordete, de sotana más redondo aún, original de la cabeza  a los pies: empezando por el nombre y apellido, los dos ya de por sí enternecedores, y acabando por aquel  optimismo  infantil, contagioso, que nos regaló aquella noche una velada feliz.

Nos cuenta que  las primeras hornadas (estamos en los años diez del siglo XX) no iban a sus casas en verano.. Llegaban  con doce años mal cumplidos a la Cardosa,  se pasaban  hambrientos de caricias trece enteritos entre Comillas y Trasvía, atravesando a nado la Rabia y paseando por Oyambre y volvían a los aires natales, ministros ya del Altísimo y remojando  barbas, para cantar en voz grave la Primera Misa. En el petate y sin deslacrar, los sellos intactos,  todos los anhelos y alegrías y sinsabores de la pubertad.

 Fue el año 1918, el de la gran epidemia de gripe,  el que cambió las cosas. Dio la señal de alarma  el seminarista muerto en la Casona. En su cama de primer piso en la enfermería, descontrolado por la fiebre nocturna, abrió la ventana, buscó alivio empinándose sobre una silla y cayó al jardincito a lo largo de la fachada sur, donde se le encontró la mañana siguiente, tieso ya por la helada invernal. Su muerte hizo que los superiores decidieran de improviso enviar por primera vez al total de los seminaristas a sus casas. Esa fue la gran variante  en la vida sin azares de Isolino Cachafeiro.

 Sin avisar a nadie, llegó de repente. No había aún móviles, claro, ni siquiera teléfono de red en aquellos entresijos del mundo gallego, y las cartas llegaban cuando podían, y además siempre tarde. Arribó, él solito, a la finca de sus padres, en un rincón idílico de Pontevedra. Era de noche. Tal vez llegó a pie, acaso un coche tirado por un rocín lo había dejado caer con su maleta frente al portalón de entrada. A voz en cuello despertó a su padre, de mal genio por natura y airado ahora con el  intruso aquel, que le agriaba (con jota en el original) el dulce primer sueño.

—Ábrame, padre, soy yo!, ¡Isolinooooo!

A unos cien metros del portón, el labriego  trató de identificar al vocinglero. Al que la luz iluminaba, candil en mano, era al portador,  y el bueno de. Isolino reconocíó en él a su padre. Pero para  papá Cachafeiro el Isolino casi invisible era un extraño, y embaucador por más señas.

—¡Largo de aquí, mentiroso!—le dijo— ¡Isolino está en Comillas! ¡No le esperamos hasta dentro de tres años!

Lo que los ojos del cancerbero lograban divisar, a candil alzado y a cien metros, la voz que le llegaba a los oídos,  en nada se parecían al niño con carita de ángel, con voz atiplada y pantalón corto, que papá Cachafeiro, hacía la friolera de diez años, había acompañado a la estación del Norte camino del Seminario de pobres; le compró un billete de tercera, le dio cinco pesetas para el autobús de La Cantábrica y gastos extra, le sentó en el asiento de listones de madera, y le avisó que no se durmiera, porque el primer trasbordo iba a ser a media noche  en el Barco de Valdeorras y el segundo a las tres de la mañana en Venta de Baños, luego otra vez maderamen de tercera marcando surcos irreverentes en el culo, …hasta aterrizar hecho leña a las ocho en Torrelavega y esperar allí hasta las diez y media  “La Cantábrica” a Comillas.

Como Isolino voceaba sin parar, a papá Cachafeiro se le fue el último resto de paciencia  y entonces, claro: lo que tenía que pasar, pasó. Desapareció por unos instantes para erguirse de nuevo en lontananza, pero esta vez carabina en mano. Apuntó, disparó y, para admiración de  Isolino, hasta acertó. Sin candil en las manos ni nada, recalcó.

Aquí se conmovieron hasta las mesas de mosaico artificial del comedor de teólogos. La turba sacerdotal y los seminaristas que les servíamos a la mesa, nos descascárillábamos de risa A mí se me fue al suelo la  mitad de la fuente del servicio, por fortuna con sólo ensalada. Es que todos nos estábamos imaginando lo mismo. A simple vista se calculaba que Isolino Cachafeiro,  a sus veintidós abriles y medianamente bien alimentado, tuvo que ser, hasta para  principiantes, una diana de ensueño. Por fortuna, la descarga paterna fue con cartuchos de sal, el método incruento para espantar furtivos pero sin  “efectos colaterales“, que dirían los del Pentágono. Nuestro Isolino buscó refugio baritoneando doloras ante la ventana del cura, que le otorgó, por una noche, posada  en  la rectoral.

José Manuel Ruiz Marcos

 

Carta de Ramón Cubillas (2 de octubre de 2010)

...para los amigos amantes de las buenas voces. Pienso especialmente en Josema y el "Do de cerdo" que recuerda en la entrada del blog "El armonio chiquito de Prieto" y en Alonso, el narrador autodiegético de Amar en Comillas, cuyo "DO de escasísimas vibraciones retumbaba tomando la sala entera como caja de resonancia". Si te decides a colgarlo en el blog, bien puede servir de felicitación al decano de la Asociación, a quien le caen ya 84 años el día 11.

Con respecto al archivo adjunto "Not rejet in my old age..." >> en el correo anterior, creo que difícilmente habrá otro más apropiado para felicitar a Josema. Como habrás adivinado por el título -confío en que éste responda al contenido, cosa que bien puede ser si atendemos a la melodía-, se trata del salmo 71, cuyos versículos 9 ("non proicias me in tempore senectutis cum deficiet virtus mea ne derelinquas me") y 18 ("in senectam et senium Deus ne derelinquas me") traduce Alonso Schökel "No me rechaces ahora en la vejez; / cuando me faltan las fuerzas, no me abandones" y "Ahora, en la vejez y las canas, / no me abandones, Dios mío", respectivamente

Pongo en el correo último "se trata del salmo 71". ¿Y de dónde lo saco yo? Atrevimiento inconsciente. Debí haber escrito "parece tratarse del salmo 71 o aludir a él" o cosa por el estilo
Ramón Cubillas.

 

 

Nostalgias y tal, y tal... Carta de Agustín Rodriguez (7 de octubre de 2010)

Explorando por los"archivos del blog", por la sección de nuevos documentos recuperados, etc., etc., me he sentido impulsado a sumergirme, una vez más, en mis archivos comilleses personales. He compulsado, también una vez más, entrañables documentos,que impactan cada vez que se vuelve a ellos, por aquello de la nostalgia, y tal, y tal, y que tú,vosotros, estáis, y estamos, reviviendo. Repaso los programas de Conciertos de Semana Sta...Conservo los de 1953,54.,y alguno más, que ya veo recuperados en vuestro (nuestro) archivo. Reencuentro, hojeo, y ojeo, el concierto de Sta Cecilia de 1957, dirigido por Eizmendi. Me intriga una curiosidad, que seguramente sólo Rafael M., que lo sabe todo, podría satisfacer : ¿Dónde estaba en esa fecha el P.Prieto...? ¿Por qué se hizo cargo Eizmendi del evento...? Etc.
Y exploro un Programa-Homenaje "A la Virgen Inmaculada", Noviembre, 29, Diciembre , 8, Clausura del Año Mariano, y donde, curiosamente, no figura el año. Creo recordar que pudo ser el 50 (¿?). En ese programa, entre actuaciones literarias, en las que figuramos  Mauleón, Zurbano y yo..., hay un apartado de Concierto, dirigido por el P. Pérez Bernal, con piezas de Otaño, Bach,Iruarrízaga...)  Otra vez, ¿Dónde estaba Prieto?
Bueno,esto no es más que un desahogo anecdótico,del que tiene la culpa tu movida,y tu blog.
Un abrazo,

Agustín Rodríguez

 

Rumarcos dijo...
Hola, nostálgico.A mí me revienta también a ratos esa desatón.
Creo haber leido en este blog que el P.Prieto en 1957 estaba en Japón.Pero sac erdotes y doctpres tiene la Iglesia... que te lo confirmarán.
Un abrazo,solamente virtual,por aquello de la regla del Noli... por desgracias para tus nostalgias y las mías.
José Manuel Ruiz Marcos
 22 de octubre de 2010 17:17

Ramón Cubillas dijo...
Ni afirmo, ni niego, ni tendré el atrevimiento de levantar mi voz para dar o quitar la razón a nadie, ni osaré alzarme como sacerdote o doctor cuando no paso de humilde turiferario, pero no puedo menos de apuntar aquí alguna cosa por si contribuyera a disipar las dudas de los amigos Agustín y Josema.
Y es el caso que en la página 249 de “El eco…” de Muñoz Álvarez leo a propósito del P. Prieto que en 1954 andaba de “gira por diferentes ciudades del Japón” y, en la página siguiente, que “desempeñó la cátedra de Armonía en el Pontificio Instituto de Música de Roma (1955-1960)”. Más adelante, en la página 259, Muñoz Álvarez abunda: “Contribuyó definitivamente a este debilitamiento la relación que a partir del verano de 1954 había mantenido el P. Prieto con la Schola. Nuestro último curso, de 1954-1955, fue el de su gira por Japón, en el que volvió a Comillas sólo a dirigir la Semana Santa de 1955. Y de 1955 a 1960, el P. Prieto desempeñó una cátedra de Armonía en el Pontificio Instituto de Música de Roma, regresando a Comillas a dirigir la Schola únicamente en el Concierto de Santa Cecilia de 1956 y en la Semana Santa de 1958. Esos años fueron los propios alumnos los que ocuparon su tarima: Jesús María Aramburu Iraza; Gregario Azagra Plano, que dirigió el Concierto de Santa Cecilia de 1955; y Miguel Eizmendi Lazcano, los de 1957, 1958 Y 1959 y las Semanas Santas de 1957 y 1959. Con esto se consiguió mantener de alguna manera el estilo musical del P. Prieto. Pero la talla de su personalidad no podía ser suplida por la bisoñez de quienes ocuparon su tarima. En el Diario de la Schola de esos años se refleja bien lo que en esas circunstancias tuvieron que superar para mantener el espíritu del "que fue durante muchos años Director de la Schola, P. José Ignacio Prieto, S. J.", decía el programa de Santa Cecilia de 1955 dejando traslucir la sensación que tenían todos de que había finalizado una etapa en la vida de la Schola”.
Así, pues, juzguen ustedes, amici.
Saludos, que no contaminan,
Ramón Cubillas
 22 de octubre de 2010 19:15

 

Ramón Cubillas dijo...
Una cosa más. Con respecto al Programa-Homenaje a la Virgen Inmaculada, de cuyo año duda Agustín, me pregunto si no sería el de 1954, declarado por Pío XII Año Mariano en toda la Iglesia, en conmemoración del centenario de la definición dogmática de la Inmaculada. Si así fuera, con el comentario anterior quedaría también resuelta esta duda.
Lo dicho,
Ramón Cubillas
 22 de octubre de 2010 19:31

 

Rumarcos dijo...
Estás tan documentado,
te veo tan enterado,
que te creo a pies juntillas...
amigo Ramón Cubillas.
 22 de octubre de 2010 23:50

 

Rafael Manero dijo...
Querido Agustín: "¿qué haces, en qué te ocupas, en qué te encantas?" Dices tener el programa de Santa Cecilia del año 54 "y alguno más". ¿No ves, cuitado de tí, que en el Archivo Histórico falta, entre otros, ese del año 54 y que, ya desde el principio, echamos un SOS a los cuatro vientos para que el que tenga algún programa de los ausentes ayude a completar la colección? Veo que el que más información ha aportado hasta el momento ha sido ese prodigioso investigador de nuestra historia y minucioso comparador de partituras y colecciones musicales que está resultando ser Ramón Cubillas. (Un cordial saludo, Ramón). Cuando comenzamos a publicar en el Archivo Histórico la colección de programas de Santa Cecilia y de Semana Santa, celosamente guardados por el padre de Natxo Zurbano, la idea era ir comentando los programas y subrayando la colaboración de solistas etc. La cosa se paró en el año 50 porque el trabajo ímprobo que ha supuesto para Alejandro toda la movida del verano màs la que se avecina para dentro de poco no ha permitido avanzar más. Pero, ya que ha surgido el tema de los sustitos de Prieto en el podium, me atrevo a endilgaros lo que más o menos estaba destinado a acompañar esos programas, y que tal vez resuelva alguna de las dudas planteadas. Mi indigesto "digesto" dice así:
Lo que tienes en tus manos, desocupado lector, es una colección de programas de CONCIERTOS DE SANTA CECILIA y de SEMANA SANTA.
Programas de los CONCIERTOS DE SANTA CECILIA, desde al año 1947 hasta el año 1959 (faltan los años 53, 54, 55, y 56)
Programas de SEMANA SANTA, desde el año1948 hasta el año 1959 (falta solamente el del año 1954)
La conservación de todos estos programas se debe al cuidado exquisito con que los fue guardando el padre de los hermanos Zurbano (Natxo y Javi)
De su lectura pueden extraerse importantes datos acerca de la Historia de la Schola. Además de conocer la evolución de su repertorio, con la incorporación de las nuevas obras del P. Prieto, a medida que las iba componiendo, consta en ellos el nombre de solistas y organistas, (aunque no aparezcan todos los que colaboraron como tales durante aquellos años)
En cuanto a tener noticia de los dos directores más importantes que suplieron al P. Prieto en la historia de la Schola, falta el programa del CONCIERTO DE SANTA CECILIA año 1956. En esta ocasión, Gregorio Azagra, organista desde el año 1948, hizo historia al ser el primer seminarista que dirigía la Schola en una actuación de tanta trascendencia. El concierto resultó memorable, no sólo por este hecho digno de ser subrayado, sino porque la brillante actuación del director novel y de la Schola bajo su batuta constituyó un éxito total .
El curso académico 58-59, según se deduce de los programas adjuntos, estuvo marcado por la personalidad excepcional de MIGUEL EIZMENDI. Tiple solista en el coro de D. Julián…, organista de su Azpeitia natal, fue llevado a Comillas por el P. Prieto, en el año 1946, por la calidad extraordinaria de su voz y por sus destacadas dotes musicales. Más tarde fue contralto solista, y cuando, con el cambio de voz, pasó a formar parte de la cuerda de los bajos, se convirtió en un íntimo colaborador del P. Prieto en la preparación de voces y programas, y en todo el discurrir de la actividad de la Schola, a lo largo de su permanencia en Comillas.
El concierto de SANTA CECILIA de ese año 58 tuvo que ser aplazado por causa de una epidemia de gripe que afectó a más de 300 alumnos. Según consta en el programa, el concierto se celebró el 5 de diciembre bajo la dirección de Miguel Eizmendi. Diez días más tarde, el 15 de diciembre, repitió el mismo programa en un nuevo concierto, celebrado en le Cine Campíos del pueblo de Comillas “pro damnificados de Valencia” por la tremenda gota fría padecida por aquella ciudad. Pero lo que dio verdaderamente la medida de su valía y de su capacidad como director, y lo realza como caso único en la historia de la Schola, al menos en la etapa del P. Prieto, fue la dirección, como único protagonista, de todo el programa de SEMANA SANTA de ese año de 1989. Me entretengo en subrayar estas cosas, porque Miguel, hombre sumamente discreto y poco amigo de figurar, pasó entre nosotros de puntillas, como si fuese uno más en la Schola. Sin embargo la huella que dejó su extraordinario talento de músico y de excelente persona fue muy honda y bien merece un recuerdo emocionado y agradecido.
Rafael Manero
23 de octubre de 2010 01:09

 

Ramón Cubillas dijo...
Sé que no es este el lugar adecuado para lo que voy a decir, pero abusando de la bondad de Alejandro me atrevo a dejar unas líneas.
Josema, ya que te asomas por aquí, ahora que está fresca la carta de Agustín y que corren los comentarios te hago saber, por si acaso lo ignoras -cosa que sería normal por el tiempo transcurrido entre un comentario y otro-, que el 11 de octubre incluí otro entre los referidos al episodio de Cachafeiro, aportando algo más a la historia.
Manero, gracias por tus elogiosos palabras, que no merezco. Creo recordar que en alguna ocasión declarabas ignorar cómo hacer para que apareciera tu nombre encabezando tu comentario. Te sugiero que vayas al blog "Comillas 60 y pico", al que podrás enlazar desde esta página (encontrarás el enlace a la izquierda), y, una vez allí, en el archivo de septiembre encontrarás una "Ayuda para hacer comentarios" que ha dejado Alejandro. Espero que te sirva como me ha servido a mí.
Saludos,
Ramón Cubillas
23 de octubre de 2010 10:27

 

 

Juan Eraso y la coral de Elizondo. Carta de Ramón Arozarena (15 de octubre de 2010)

Queridos amigos:

Os mando la versión de la CORAL DE ELIZONDO, dirigida por Juan Eraso, del "Cetro efímero" de Prieto. Juanito (como le llamábamos los de Elizondo) reservaba en más de una ocasión esta composición para la pieza de libre interpretación en los concursos en los que la Coral participó; que fueron numerosos, ganando importantes premios y también provocando enormes broncas (como en Tolosa) cuando el jurado no concedía un premio relevante a la coral de Juanito. Juan Eraso conoció al P. Prieto, cuando venía a Arizcun a casa de Bernardo Socobehere o a contratar el autobús de la empresa AURRERA para alguna gira europea. Yo participé en alguno de estos encuentros. Evidentemente, dejábamos solos a los artistas y observábamos las grandes gesticulaciones de Juanito (todo un personaje un tanto inclasificable, capaz de extraer de la Coral lo mejor – afinación, dicción, expresión – al que los miembros de la Coral admiraban y perdonaban cualquier excentricidad )

Esta grabación está extraída de un CD que algún componente de la Coral logró montar a partir de grabaciones en magnetófono. Creo que es una hermosa versión y si no os parece mal podría colgarse en nuestro blog.

Ya sabe Rafael que yo tengo unas grabaciones muy viejas y sobre todo muy modestas de la Coral de chicas que formé de 1969 a 1973 en Ruanda. Hace tiempo que las pasé a un amigo que sabe de estas cosas para que las pasara a CD. Estoy un tanto mosqueado y tardado, porque no me dice nada al respecto. En cuanto tenga el CD le pasaré una copia a Rafael, dándole libertad total para que si cree oportuno elija alguna de nuestras pobres interpretaciones para colgarlas en el Blog. La verdad, me da un poco de vergüenza la cosa, pero Rafael me ha insistido y cedo.

Un abrazo

Ramón

Oir  "Cetro efímero" de Prieto  en la página 3 de Auditorium >>