Volver al BLOG

 PORTADA

 SECRETARIA

 SOCIOS

 AUDITORIUM

 Coros y concier.

 Coment. music

 PARTITURAS

 Arch. Histórico

 CRONICAS

 CARTAS

 La Cocina

 Actualidad

 PRIVADO

 CONTACTO

 Enviar comentario

 AYUDA

Cartas para compartir  pág 1 | 2 | 3 |4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |  

Juez y parte (Diario de un seminarista) Carta de Xabier Erauskin. 25 de octubre de 2010

Abundando en el tema de las apariciones y desapariciones del Padre Prieto en Santa Cecilia, Carlos Muñoz recoge muy bien en ese estupendo libro que es "El eco de aquellas voces", su escapada a Japón en el 54 y su sustitución por el Padre Bernal en el concierto de Santa Cecilia del 54. La estancia del Padre Prieto en Japón con giras musicales (dirección en 24 concierto) se prolongó desde el verano del 54 a marzo del 55 en que volvió a Comillas para dirigir la Semana Santa. Estando Prieto en Japón le llegó el nombramiento como Profesor de Composición del Instituto de Música Sagrada de Roma a donde se trasladó el verano del 55. El concierto de Santa Cecilia del 55 lo dirigió Gregorio Azagra. De ambos conciertos de Santa Cecilia, el del 54 y 55, conservo su relación chapucera en los más que chapuceros diarios que escribía en pequeñas libretitas en aquellos años. Tienen el interés relativo de estar escritos por alguien de dentro de la Scola. Verás que hay juicios bastante elementales y simplones. Eran unos diarios bastante descuidados y espontáneos.. Manero y Nacho que conocen los de algún año te pueden decir..
Veo que la marcha verde se aproxima a Comillas.

Un abrazo
Javier

 

22 Noviembre 1954 Santa Cecilia
A las seis merienda con leche y seis caramelos para los de la Scola.
Entramos en el Paraninfo y a las seis y media empieza el concierto que dirige el P. Bernal.
“Cantántibus organis” Otaño. Sale regular.
“Itxasua” 5 y 6 v m Iruarrizaga. Es una pieza preciosa. Arrozarena canta el solo de contralto.
“Molinera” 6 v m Otaño. Una pieza estupenda pero no quedamos contentos. “La torre de mi pueblo” Bernal. Solo de tenor de Goiko. Nos la hacen repetir seguramente por ser del Padre Bernal pero lo cierto es que es una melodía muy popular y la cantamos bien.
“La Sardana Gran” 5 v de Morera. Es muy bonita pero no creo que no lo hicimos demasiado bien.
“Ama begira zazu“ 5 v m. Como siempre la gente se entusiasma y hay que repetirla. Sale mejor que en los ensayos. Lo demás lo hace el ritmo… y la máquina.
Vamos a tomar café con leche y empieza la segunda parte;
“Tres danzas del Renacimiento”. Anónimo. “Pavana”, “Alemanda”, “Gallarda de Escocia”. “Quien de ti desconsolado” “Levanta Pascual, levanta” Juan del Encina.

 No sé si entramos en el meollo de esta música clásica antigua. El público algo frío.
“La sonata del juglar” de Prieto. Como todo lo suyo suena a modernista. Los solos la hacen mas asimilable para el “personal”.
La tercera parte, dedicada a Haendel y a su música maravillosa.
1) Obertura. El Hermano Prieto, Azagra y Pascual lo interpretan con mediófono y dos pianos..
2) “La gloria de Dios”. Un poco apagado y y a mi modo de ver lento. De todas formas gusta mucho.
3) “Que bellos los pasos” aria de soprano que canta magníficamente Combarros. La gente, entusiasmada. Bernal con buen acuerdo no quiere repetir..
4) “La resurrección y la vida”. Personalmente es lo que menos me convence. 5) “Digno es el Cordero”. Nos lo hacen repetir. Lo hacemos correctamente pero es que la música de Haendel es fenomenal ¡Por siglos y siglos!
El concierto a pesar de nuestros temores ha salido bien. A Bernal se le ve contentísimo y emocionado.
A la Cena llego tarde me coloco con los teólogos; Alberdi, Martín, Eusebio, Millán, Bajo.. Reímos y armamos bulla en pleno gamberrismo (Che-chu…Pa-co!). Después en la sala de música sigue la juerga hasta las diez y media. Vidal, Morales, Azagra y Aramburu se lían a contar chistes mas o menos malos, mas o menos marrones. Luego música “la Comparsita”. Jesús Jiménez aparece con los “Victoria” (¿) marcando los pasos de bailes. Nos reímos sin parar.

23 martes
No hay luz. El Padre Bernal no puede ponernos la cinta magnetofónica del concierto en la sala de ensayos.
En el primer recreo voy con Bonany a la sala de música pero nada mas empezar el “Cantantibus..” “ se corta otra vez la luz.
En el recreo, Zurbano y yo tocamos el txistu en el Miramar.
Unos cuantos cantores armamos una especie de ochote un poco ampliado en el coro para el “Tantum Ergo”. Eizmendi nos da el tono. Se despista Pascual al órgano. Nos callamos unos, otros cantan. Eizmendi, desesperado nos deja solos. Aquello es Troya!. Hay que acabar entonando el Tantum ergo gregoriano. ¡Una befa!
El solo de hoy de la novena de San Luis Gonzaga en la Iglesia le toca a Somolinos. Berrea a conciencia. Nos ponemos morados de reirnos.
Puntos del Padre Rector; “Mea maxima poenitentia, vita communis est”.

Santa Cecilia 22 de noviembre de 1955

En el “Diario Montañés” aparece un dibujo caricatura de Mateo con el titular “Azagra, joven promesa de 23 años de la música sagrada..” .
Azagra está nervioso y emocionado. Ha venido su tío, organiosta de la Basílica del Pilar.
Empezamos con el “Cantántibus”, bien
“Bienaventuranzas”. Final por el coro de tiples. La gente un poco fría todavía.
“Christus” de mi paisano Goikoetxea. Lo hacemos bien. Azagra muy metido.
“Alleluia” de Haendel. La gente conecta
Segunda parte
Ravel (no se entiende)
“Ines” (¿) de Debussy
“El mosquito” de Th… una piecita de cámara
Para terminar el “Capricho” del P. Prieto
Tercera parte
“Minueto” de Rameau. No sale mal pero en los ensayos lo habíamos hecho mejor.
“Agur Izar ori” de Olaizola. Una pieza muy bonita. Lo hacemos bien
“Coro de peregrinos de Tanhauser” de Wagner . El solo de Arasa (¿) magnífico. El coro no tan bien pero la gente no se cansa de aplaudir y repetimos
“Plegaria” e Impresiones de la praderade la Suite…. Bastante bien

Gran triunfo de Azagra. En la sala de música escuchamos emocionados la última parte en el hilo magnetofónico de radio Santander-cantabria”.
Luego ya en el cena empieza el gamberreo. Hacen “ópera”, Laso “tenor”, Morales “tipla” y Ortego (barítono).
Guti, Laso, Ballesteros y yo “interpretamos el “Palmero sube a la palma” con la letra cambiada y acompañados “al timple” por el canario Matías que no sale de su asombro. Se leen telegramas: Uno de Lezama “abrazos hercúleos..”
Después en la sala de música cine documental con carreras de motos y aviones (a quién se le ocurre?) todo en inglés Nos lo pasamos en grande haciendo el gamberro en la proyección.

 

Xabier Erauskin nos escribe sobre Jesús Mari Aramburu (18 de noviembre de 2010)

Hola Alejandro; Ayer llamé a Vigo y hablé con Jesús Mari Aramburu. Me comentó con sentimiento que, a última hora y a pesar de su ilusión, había desistido de hacer el largo viaje a Comillas con la Coral. Su delicado estado de salud con complicadas operaciones por medio se lo impiden. Los de tu "generación del 60" no le conocisteis y seguramente ni oísteis hablar de él. A mi, gran amigo suyo por paisanaje y afinidades marineras, me llevaba dos cursos o tres. Fue uno de los grandes puntales de la Scola de la década de los cincuenta. En aquellos viajes relámpago de Prieto que nos dejaba un poco huérfanos Jesus Mari dirigía los ensayos y aunque no llegó a hacerlo en los dos acontecimientos del año (Semana Santa y concierto de Sta Cecilia) es recordado como director en "El eco de aquellas voces" del compañero Carlos Muñoz (En los momentos en que el P. Prieto estuvo en Roma "la Scola estuvo dirigida por los alumnos Gregorio Azagra, Jesus María Aramburu y Migue Eizmendi" pag. 332). De hecho así aparece en el programa de Semana Santa del año 1956 en una fotografía en la capilla del Panteón del Marqués dirigiendo a un coro de voces graves entre los que se hallan Paco Frías, Mauleón, Goldaracena, Manero, Sastre.. y hasta el mismísimo Jesús Aguirre, entonces condiscípulo y mas tarde ilustre consorte de la Cayetana. Una pena que no pueda estar con nosotros en Comillas en su añorado Santa Cecilia. Le mantendremos informado, de todas formas, y espero que haya una mención para él en la cena o mejor aún en el blog.

Un abrazo

 

y Rafael Manero (18 de noviembre de 2010)

Querido Jesús Mari: soy Rafael Manero. Desde esta pleamar de las nostalgias, en la que nos vamos sumergiendo todos los que aparecemos por este blog. te mando un abrazo muy fuerte. Erauskin nos dice que no podrás venir a Comillas, que andas delicado de salud y que una serie de complicadas operaciones de por medio te lo impiden.

¡Ay, “el desorden de las operaciones” de que nos hablaban en Ejercicios! Aquellas eran más llevaderas. Xabier, mándale a Alejandro la foto que te he enviado esta mañana. Que todo el mundo vea cómo era Jesús Mari, dirigiéndonos en la capilla del panteón.

 

 

 

Dramatis personae (empezando de abajo arriba y por la fila de la derecha) Ortego -Paco Frías- Marcos Justo Molina- Lumbreras- Victoriano- y no me acuerdo. no me acuerdo- Manero- Toribio- Mauleón no me acuerdo- Sastre-Bastardas- Agüirre Goldarazena- Farrás y Madinabeitia.

 

 

 

 

 

 Porque Aramburu fue una persona de capital importancia en la historia de la Schola de aquellos años. Dirigió nuestros ensayos en ausencia de Prieto y en su presencia fue uno de sus colaboradores más fieles y eficaces. Las crónicas dirían “fue su mano derecha”. Por cierto ¿cuántas “manos derechas” tuvo Prieto? Azagra, Eizmendi, Aramburu...Jesús Mari no tuvo la oportunidad de lucirse en Santa Cecilia o Samana Santa, pero estuvo al frente de todas las agrupaciones en que se dividía entonces la Schola, empezando por la Josefina”....hasta el Germánicum, el año que vino Rhemann. Callado, competente, eficaz, fue verdaderamente “quasi apis argumentosa”, no sólo por su trabajo, sino también por la dulzura que supo poner en el trato con todo el mundo. Cuántos y qué buenos recuerdos, Jesús Mari. Nuestro encuentro en Mendigorría, después de años sin vernos, fue memorable. Acababa yo con la movida de atender a los descalabrados por “las vacas del pueblo” y se me ocurrió asomarme al balcón del botiquín. Ya no había gente en la plaza, sólo una figura –¡qué joven, entonces!- que levantaba los brazos, como si acabara de hacer una memorable faena taurina. Me habías reconocido antes que yo a ti. En fin, dejemos los recuerdos, porque si no esa pleamar va a terminar en marejada o marejadilla del Cantábrico. Si alguna vez voy por Vigo, (cielos, “si alguna vez”, qué proyectos tan precisos) si alguna vez voy, (aparte de darle un abrazo a Quinín) trataré de localizarte y te levantaré los brazos, aunque mi figura no sea como aquella tan juvenil, que me saludó desde la plaza de Mendigorría. Tendré que presentarme: “yo soy aquél”. Un abrazo. Rafael

 

Responde Jesús Mari Aramburu (18 de noviembre de 2010)

No se a qué llegaré en estas fechas con retraso a lo que me habías propuesto. Te mandaré algunas fotos de aquellos tiempos para darte el trabajo y el entretenimiento de reconocer caras. He escogido las más significativas, en las que aparece el P.Prieto en Aquisgrán,Bonn, Lurdes, de kimono y en Donosti con Fueyo y conmigo; una donde aparecen Bailo y Joaquín con otros dos cuyos nombres no recuerdo; en otra donde dirijo la schola, aparece el primero a la izquierda, Miguel Eizmendi, y en otra del coro reducido aparecen muchos conocidos desde Madinabeitia, Rafa Manero ... hasta Jesús Aguirre en la última fila; en un ensayo en la sala de música,foto muy oscura,donde creo reconocer algunas caras y te envío también como curiosidad el programa de semana santa del año 1956, por allí andarías tu, con tres viñetas que pedí a Silva que las dibujara.

(En los próximos días expondremos las fotos que ha enviado)

 He hablado con Joaquín Carvajal y hemos quedado en que cuando vuelva de Comillas me pondrá al día de todo cuanto se haya realizado estos días. Me encantaría oir el concierto y ver a los que en algún tiempo los tuve cerca acoplando nuestras voces. Bueno será recordarlo mientras la añoranza no nos muerda. Estoy recordando a muchos que componían la schola y oyendo su timbre de voz. Por ej. el de Rafa Manero cuando era contralto y luego el de barítono (cantando el Tuba mirum). Pedidle, de sopetón, a Zurbano que os de el "la". Cuando estaba él, no hacía falta diapasón. Sigo admirado, pretendiendo aprender algo de él, cuando Gregorio tocaba el órgano. Imposible continuar con tantos recuerdos. Y los largos ratos con el P.Prieto a quien la música alguna veces llegaba a dolerle y el Hermano Castillo me decía: no tiene nada pero está enfermo. Todo se me acumula. Quiero enviar a todos los conocidos que están ahí un abrazo. A los desconocidos que se unieron a nuestra música, agradecimiento y enhorabuena.