ARCHIVO HISTORICO: Programas de los conciertos de Semana Santa 1966 y 67

 Volver al BLOG

 PORTADA

 SECRETARIA

 SOCIOS

 AUDITORIUM

 Coros y concier.

 Coment. music

 PARTITURAS

 Arch. Histórico

 CRONICAS

 CARTAS

 La Cocina

 Actualidad

 VIVIR en COMILLASivir en Comillas

 PRIVADO

 CONTACTO

 AYUDA

Semana Santa de 1966

 

PROGRAMAS DE SEMANA SANTA, 1966 y 67

 por Rafael Manero Francés

"ENTRÉ EN MI CASA..."

En el ARCHIVO HISTÓRICO del blog han aparecido los programas de Semana Santa de los años 66 y 67. La sensación que he tenido al asomarme a sus páginas ha sido la del que, al cabo de un tiempo, vuelve a la que fue su casa, y se siente zarandeado por un torbellino de emociones, recuerdos y también sorpresas, novedades, cambios. El primer barrunto de que, en efecto, me entraba por las puertas de mi casa, me lo han hecho sentir los caracteres de la letra impresa: esos tipos  con los que se configuraron antiguos programas, confeccionados artesanalmente con cajetines y pinzas de tipógrafo, primero en aquella pequeña sala del Tránsito blanco, ya junto al puente Miranda, y después en aquel otro edificio, un tanto coqueto, de piedra y ladrillo, escondido entre los árboles en la ladera de la Cardosa.  Pasar las hojas en la pantalla del ordenador ha sido como pasearse por antiguas estancias.
Una de las cosas que más me ha sorprendido es la aparición de esos espacios musicales, independientes de toda acción litúrgica, que tuvieron lugar los Miércoles Santo, a última hora de la tarde. En esos espacios de contemplación y silencio fue donde Prieto interpretó las obras maestras de la Polifonía religiosa, que ya no tenían cabida en las acciones litúrgicas. Ahí es donde hemos vuelto a encontrar joyas que nos deslumbraron en otro tiempo, músicas que nos conmovieron y que se quedaron clavadas "del alma en el más profundo centro". Allí estaba Victoria con su estremecedor "O vos omnes"; y Goicoechea, con su "Christus" y su "Miserere", que volvió a sonar en ese espacio de "Audición sagrada", después de que fuera arrumbado "por reformas" allá por el año 56.Pero, aparte de estas sacudidas emocionales que nos proporciona el recuerdo de esas obras, uno se queda asombrado por las novedades que va descubriendo. ¡Cuánta obra nueva, sobre todo en la Semana Santa del 67! Podríamos decir que todo el mobiliario que decora esas solemnes salas que son el Triduo Sacro, ha sido totalmente renovado.  Composiciones del P. Prieto que uno desconoce por completo, cuando creía moverse con soltura por las galerías su obra anterior. Graduales y Tractos para coro y pueblo, una Pasión según San Juan a 4 y 6 v. mixtas., otra según San Mateo con coros a 2, 4, y 6 v.m.  Procesionales de entrada, de Comunión, una Misa Pascual...¡Cuántas Misas ha escrito el Maestro!: la Jubilar, la Dominicalis, la Nova, la Novissima y esta "Misa Pascual" a 4 . m. asamblea y órgano. Y todavía, el Domingo de Ramos del 67, figura una "Misa de Pasión", también a 4 v. m.   asamblea y órgano. Y un "Creemos en un solo Dios" (un "Credo" que decíamos antes) de otra misa más, titulada "Cantemus Domino", para asamblea a dos coros. Si de Otaño no conocemos ni una sola Misa, uno queda abrumado por este despliegue de imaginación musical de Prieto en torno a una acción litúrgica como la Celebración de la Eucaristía. Que toda esa renovación se debió a una extraordinaria actividad creadora del Maestro lo demuestra el dato de que en la Semana Santa del 67 constan hasta 24 obras suyas, cuando en el programa del año 51, por ejemplo, sólo se cantaron 14. A los mayores nos quedan muchas cosas por conocer. Esperemos que el blog nos las siga mostrando.